263 visitas

Carlos Sorín: “el cine es mi oficio”

Carlos Sorín, constituye uno de los cineastas emblemáticos de latinoamérica. En esta edición 40 del Festival, el director llega con su filme Joel y su icónica cinta La película del Rey ahora restaurada. De sus inicios y de su presente habló el director, quien incursionó en sectores como la publicidad.

“A la publicidad le agradezco dos cosas: primero que me dio el dinero para hacer mis películas, como Historias mínimas, y segundo el manejo del equipo, de los medios.”

Cinesta porteño, ha visibilizado la región  de la Patagonia más que sus coterráneos. “Mi obsesión por la Patagonia, es porque me gusta para sufrir”, dijo entre sonrisas.  Al filmar en estos lugares las preocupaciones desaparecen y después de la segunda semana lo único que existe es la película, es “como un retiro”, explicó.

Este descubrimiento regional ocurrió por el servicio militar,  y “eso me marcó. Ahora es una especie de espejo pavloviano, la Patagonia significa filmar”.

El éxito es un concepto relativo para Sorín pues Histoirias minimas le enseñó que cada película “es una ópera prima”.

También conversó sobre el trabajo con actores. “Detesto los efectos cinematográficos, creo en tratar de lograr el mayor efecto dramático con la menor cantidad de recursos”. Además manifesó la imporancia del lenguaje no verbal en el trabajo con los mismos.

Para Sorín el guion y la edición son dos formas de escrituras en las películas. “Nosotros los directores tenemos la desventaja de que no podemos ver las películas por primera vez, esa primera impresión no la tenemos, así que lo más parecido es dejarlas reposar y volver en un tiempo, para hacer un simulacro de esa primera vez”.

Sobre Joel, filme que se encuentra en competencia en esta edición 40, confirmó que no tiene una idea clara de cómo llegó.  El director comienza escribir. “Lo que recuerdo es que ya yo había tratado el tema de la adopción en un trabajo posterior. Pero también quería arrimarme al universo femenino; y también la discriminación”.

La película está narrada desde el punto de vista de la madre y “necesito que el espectador se identifique con este punto de vista totalmente y para esto el misterio alrededor de lo que hace el niño es importante”.

Con respecto a la digitilización y las nuevas tecnologías en el cine, un tema que le interesa al director, “creo que las plataformas digitales han llegado para quedarse, ¡bienvenido!, pero estamos viviendo una revolución de octubre, una gran sacudida”.

Ante una pregunta de un asistente al público sobre qué significa el cine para Sorín, este respondió: “El cine es mi oficio, también es mi pasión”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dos × tres =