294 visitas

Ciclo homenaje al Festival de Cine de La Habana

Con motivo del pasado 40 aniversario del Festival Internacional del Nuevo Cine Latinoamericano de La Habana, la Fundación SGAE ha organizado un ciclo con lo más representativo del cine cubano en la Sala Berlanga, según informa la web oficial del lugar.

La muestra incluye algunas de las películas cubanas más destacadas de los últimos tiempos. Entre otras, una copia restaurada de la mítica Fresa y chocolate, multipremiado filme de los realizadores Tomás Gutiérrez Alea y Juan Carlos Tabío o Los dioses rotos del realizador Ernesto Daranas. El ciclo incluye la presentación del libro “El pretexto de la memoria”, de Iván Giroud, presidente del Festival.

La muestra comenzará el próximo sábado 26 de octubre con la presentación de “El pretexto…”, un libro escrito por el actual director del Festival de la Habana, Iván Giroud. El texto repasa su experiencia personal y profesional en este certamen. Publicado en Buenos Aires por el sello Capital Intelectual, está estructurado en 25 capítulos.

Giroud rememora los esfuerzos hechos para situar la cita de La Habana en el exclusivo circuito de festivales internacionales de cine del mundo. Según detalla en el prólogo, escribió el libro porque quiere “dejar testimonio personal de una experiencia cultural que me trasciende y que ha marcado a varias generaciones de cubanos y también a cineastas de Latinoamérica y del mundo”. Durante la presentación en la Sala Berlanga de Madrid, Iván Giroud estará acompañado del cineasta Manuel Gutiérrez Aragón y del célebre actor cubano Vladimir Cruz.

Fresa y chocolate

A continuación, se proyectará Fresa y chocolate, símbolo del cine cubano realizada en 1993 por Tomás Gutiérrez Alea y Juan Carlos Tabío. La cinta -protagonizada por los actores cubanos Jorge Perugorría, Vladimir Cruz y Mirtha Ibarra– ganó el Premio Goya 1995 a la Mejor Película Extranjera de Habla Hispana y recibió la Mención Especial del Jurado en la Berlinale.

La muestra incluye el filme Últimos días en La Habana del realizador Fernando Pérez. La película, de 2016, narra un bonito relato sobre la amistad de Diego y Miguel, vecinos de un mismo inmueble en la capital cubana. Una historia que le valió el Biznaga de Oro del Festival de Málaga. La amistad también es la clave de Por qué lloran mis amigas (2018). Magda González cuenta el reencuentro de cuatro amigas que llevaban veinte años sin verse. A partir de ese momento, se imponen retos futuros que están dispuestas a afrontar juntas.

La comedia estará presente en este ciclo con la proyección de La cosa humana (2016), del realizador cubano Gerardo Chijona. La trama de este largometraje gira alrededor de un joven delincuente —con pretensiones de escritor y necesidad urgente de conseguir dinero— que le roba su obra maestra a un reconocido narrador y la envía a un certamen literario. Autor y plagiador se convierten en rivales, y cada uno compite por el premio.

Inocencia

El drama histórico se abordará con la proyección de Inocencia del cineasta Alejandro Gil, que conmemora el 120 aniversario del final de la guerra de Cuba. La película está basada en unos hechos reales: en 1871 unos estudiantes de primer año de Medicina de la Universidad de La Habana son encarcelados por una injusta acusación. La película también podrá verse en la 64 edición de la Semana Internacional de Cine de Valladolid este otoño.

Por último, los asistentes a este ciclo de audiovisual cubano podrán ver Los dioses rotos del realizador Ernesto Daranas. Se trata de un drama social sobre un famoso proxeneta de La Habana, enmarcada a principios del siglo XX. Una profesora realiza una investigación para una tesis universitaria con el interés de demostrar la vigencia del personaje.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *