847 visitas

Cintas restauradas de Titón se estrenan en Hollywood

Los demonios cubanos de Tomás Gutiérrez Alea (Titón) volvieron a cobrar vida en una pantalla este viernes en pleno centro de Hollywood, reseña el diario El País. La Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas (AMPAS) y la Cinemateca de Cuba presentaron en Los Ángeles dos obras clave del director cubano restauradas.

Una pelea cubana contra los demonios (1972) y Los sobrevivientes (1979) se proyectaron en la pantalla del centro Mary Pickford, sede del Archivo de la Academia, con copias nuevas y restauradas fotograma a fotograma.

El proyecto es parte del esfuerzo de la Cinemateca por buscar colaboraciones internacionales para preservar sus archivos.

La proyección contó con la presencia del historiador del cine y director de la Cinemateca de Cuba, Luciano Castillo, la actriz Mirtha Ibarra, viuda de Gutiérrez Alea, el director de fotografía de las dos películas, Mario García Joya, y el director de la Academia, John Bailey.

“Este año se cumplen 90 años del natalicio de Gutiérrez Alea y este es el homenaje que rinde la Academia a este maestro del cine iberoamericano”, explicó Castillo a EL PAÍS.

Castillo, Ibarra, Alejandra Espasande y García Joya, durante la presentación. Foto de AMPAS

“Es el maestro. Su obra trasciende Cuba. Fue un visionario y estoy muy agradecida de que todas estas obras se rescaten, porque algunas estaban en muy mal estado”, dijo Mirtha Ibarra.

En ambas películas Titón trataba el tema de la fe obtusa convertida en dogma, que para él era importante. “Tratan de cómo el aislamiento lleva a la involución. Son temas que trascienden Cuba, son universales”, agregó Ibarra.

Para la restauración de Los sobrevivientes, se pidió la colaboración del laboratorio italiano L’immagine ritrovata, con sede en Bolonia. Sus técnicos emplearon más de 1.600 horas en limpiar el moho y enderezar la película fotograma a fotograma. La restauración del color se hizo en Hollywood.

Sobre la producción cinematográfica de la década del sesenta, Luciano recordó que “fue un cine de ruptura, muy auténtico, muy apegado a la realidad y que fue muy renovador en su momento. El cine cubano fue una corriente renovadora, junto al cinema novo brasliero, y aportó varios clásicos al cine iberoamericano”. La restauración de estas películas para el público cubano es un redescubrimiento, pero buena parte del mundo las verá por primera vez.”

Además de la colaboración con la Academia de los Oscar, Castillo ha tenido ayuda del World Cinema Project, de la Film Foundation de Martin Scorsese, que se hizo cargo de restaurar otro clásico de Gutiérrez Alea, Memorias del subdesarrollo (1968), y la película Lucía (1968), de Humberto Solás. Actualmente, el Departamento de Cine y Televisión de la Universidad de California en Los Ángeles (UCLA) trabaja en la restauración de cuatro títulos del cine cubano prerrevolucionario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

15 − 14 =