1.127 visitas

El crimen del padre Amaro, a dos décadas del estreno fílmico

Veinte años han pasado desde el estreno de una de las películas más taquilleras del cine de México: El crimen del padre Amaro.

El filme mexicano está basado en la novela homónima del escritor portugués Eça de Queirós. Dirige sus miradas hacia el recién ordenado padre Amaro, protagonizado por Gael García Bernal, un joven de solo 24 años enviado por el obispo con la intención de foguearlo para luego llevarlo a estudiar a Roma, a una pequeña parroquia en el pueblo de Los Reyes, como auxiliar del padre Benito en sus menesteres diarios.

La corrupción de los gobernantes locales y del padre Benito, además del atractivo de la joven Amelia crean una situación difícil para el joven religioso.

Dirigido por el mexicano Luis Carlos Carrera, este largo de ficción ha sido motivo de reacciones encontradas en México y en otros países. El contenido temático levantó rápidamente las críticas de la Iglesia Católica y de quienes la consideraron desde provocadora hasta escandalosa.

Desde una lectura social, la valía de la cinta se refuerza en el hecho de mostrar cómo es tratada la sexualidad en el catolicismo y la depravación al interior de la iglesia en el contexto mexicano, marcado este por la cercanía acérrima de los habitantes a la religión.

Antes de la exhibición pública en México, se desató un conflicto debido a que algunos grupos católicos intentaron prohibir la película. El gobierno del presidente Vicente Fox, a cargo de su entonces Secretario de Gobernación, Santiago Creel, exhibió privadamente la película ante personalidades religiosas, ya que el Instituto Mexicano del Cine (Imcine) produjo parte de esta. Aunque un grupo de derecha política intentó demandar al gobierno para prohibir las proyecciones, la cinta, producida por menos de dos millones de dólares, recaudó más de cinco millones solamente en Estados Unidos, y más de 22 millones en todo el mundo. El filme rompió la marca de obras mexicanas en las taquillas de Estados Unidos, anteriormente en poder de Y tu mamá también (2001), también protagonizada por García Bernal.

La obra inauguró la edición 24 del Festival de Cine de La Habana y fue reconocida con el Premio Coral a Mejor Guion el mismo año de su despunte en los cines. A la gala premier asistió el director del filme Carlos Carrera y la actriz protagónica Ana Claudia Talancón.

El realizador señaló tras la presentación en el teatro Karl Marx estar “muy satisfecho por la acogida del público”. Al concluir la exhibición, a la que también asistieron el actor estadounidense Harry Belafonte y la embajadora de México en Cuba, Roberta Lajous, y el obispo Carlos Manuel de Céspedes, vicario general de la Arquidiócesis de La Habana. Esa noche, como señalaron las agencias de prensa, la ovación de los espectadores acaparó el teatro.

El crimen… recibió en su trayectoria por festivales varios galardones. Entre 2002 y 2003 fue merecedora del Premio Kinépolis a Mejor Película en Madrid, más de cinco premios Ariel de la Academia Mexicana de Artes y Ciencias Cinematográficas por Mejor película, coactuación femenina, sonido, vestuario y guion adaptado y estuvo nominada al Oscar y al Globo de Oro como Mejor Película Extranjera.

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *