1.275 visitas

El impulso de la primera película

Un total de 18 óperas primas en concurso llegan esta segunda parte de la edición 42 del Festival de Cine de La Habana. En el apartado de los y las directores dirigiendo por primera vez un largo de ficción, confluyen obras de Argentina, Brasil, Bolivia, Chile, Colombia, Guatemala, México y Uruguay.

Algunas tienen ya un intenso recorrido internacional, como es el caso de Chaco dirigida por Diego A. Mondaca Gutiérrez, la cual se enfoca en la historia de un pequeño grupo de soldados indígenas bolivianos, aymaras y quichuas durante la Guerra del Chaco en territorio boliviano.

También se encontrarán artistas experimentados en las artes visuales y en el audiovisual, como el colombiano Camilo Restrepo, quien trae su primer largometraje titulado Los conductos. Asimismo, el colombiano Diógenes Cuevas, experimentado director de videos clips pone a consideración de los públicos del Festival su ópera prima Una Madre.

También se podrán encontrar personajes femeninos como Cleo, una niña que acaba de perder a su hermana Erin y que ahora debe permanecer unos días en casa de su tía y sus primas mientras su madre se recupera del shock emocional en el filme Mamá, mamá, mamá de Sol Berruezo Pichon-Rivière.

Mamá, mamá, mamá de Sol Berruezo Pichon-Rivière
Mamá, mamá, mamá de Sol Berruezo Pichon-Rivière

En ese sentido, también se podrá disfrutar el filme de Brasil codirigido por Luciana Mazeto y Vinícius Lopes Irmã, donde según sinopsis “mientras el asteroide WF42 se dirige hacia la tierra con su cola de luz rosa, una madre con una enfermedad terminal, le pide a sus hijas que encuentren a su padre. Misteriosas imágenes muestran el viaje desde Porto Alegre hasta el sur de Brasil, un viaje lleno de maravillas que cambiará profundamente la vida de las dos hermanas. Julia, la más joven, apenas lo intuye, pero Ana sabe con certeza que nada volverá a ser lo mismo. Juntas desafiaran el idilio rural con su energía femenina”.

Si de realidades alternas se trata, también integra la selección el filme uruguayo Chico ventana también quisiera tener un submarino de Alex Piperno. “A bordo de un crucero en los mares de la Patagonia, un miembro de la tripulación descubre una puerta mágica bajo la cubierta del barco que lleva al piso de una joven en una ciudad sudamericana. Al mismo tiempo, en Filipinas, un grupo de campesinos descubre de la noche a la mañana un refugio cerca de su campamento y resulta comunicar también con otra realidad.”

Sobre la libertad, pero desde diferentes puntos de vistas discursan las cintas chilenas La nave del olvido y Pacto de fuga dirigidas por Nicole Ruiz y David Albala respectivamente. La primera lo hace desde la historia y la sexualidad del personaje de Claudina. La segunda desde un escape carcelario ocurrido el 30 de enero de 1990, conocido como Operación Éxito.

Con Tantas almas Nicolás Rincón, narra la historia de José, un colombiano quien emprende un viaje en solitario y que, sobre su canoa, descubrirá la magia de un país hecho pedazos.

Los fantasmas de Sebastián Lojo
Los fantasmas de Sebastián Lojo

Los fantasmas de Sebastián Lojo promete descubrir las esencias de Guatemala. Según la sinopsis el filme a través de sus personajes, es un hermoso retrato de la ciudad.

De México los directores Jorge Cuchí y Fernanda Valadez miran hacia la muerte. El primero desde el amor y el suicidio con el filme 50 o dos ballenas se encuentran en la playa y la segunda desde la emigración y la ausencia como sinónimo de muerte con el filme Sin señas particulares.

Karnawal es la ópera prima de Juan Pablo Félix la cual se concentra en la historia de un joven bailarín, que, durante el Carnaval, en la frontera de Argentina con Bolivia, se prepara para la competencia de danza más importante de su vida, cuando recibe la visita inesperada de su padre, un ladrón incontrolable quién pondrá en peligro su sueño.

Desde Brasil también llegarán nuevas voces con los filmes: A morte habita a noite de Eduardo Morotó de Oliveira; Casa de antiguidades de João Paulo Miranda; Mirador de Bruno Costa; Rodantes de Leandro Lara y Cidade Pássaro de Matias Mariani. En todos se podrá descubrir esa fuerza y voluntad de expresión y experimentación que mueve el nacimiento de una ópera prima.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *