895 visitas

Enigma, del crimen al sensacionalismo

Las sociedades latinoamericanas, sobre todo la argentina y la chilena, amén de movimientos suscitados en esos países para hacer frente a la homofobia y la transfobia, mantienen una perspectiva conservadora que no pocas veces se ha vuelto violenta.

Enigma, ópera prima del chileno Ignacio Juricic, narra el drama de Nancy, una mujer que recibe la oferta de un programa de televisión sobre misterios sin resolver. Nancy deberá contar o no la historia de su hija asesinada a golpes en un ataque homófobo. Seleccionado para presentar su primer largometraje de ficción en el Festival de Cine de La Habana, Juricic conversó sobre las aristas de un delito de odio llevado al cine.

¿Por qué narrar una historia a partir del crimen?

Me parece que una de las de las motivaciones de la película tiene que ver con trabajar desde la memoria y la historia torta/trans/marica o  LGBTQ, la inspiración nace desde un hecho real que fue el brutal asesinato de Mónica Briones el año 84  en Chile, un crimen motivado por su orientación sexual que nunca tuvo justicia y que poco más de 10 años después, se hizo un programa de televisión sobre misterios sin resolver que trataba el caso. Entonces la película yo diría que parte desde ahí, desde la representación de un crimen, más que del crimen propiamente tal.

Después de hacer cortometrajes como el multipremiado Locas perdidas, ¿qué nuevas habilidades le trajo dirigir un largo de ficción?

Yo creo que al ser un formato más largo permite profundizar en algunas cosas y experimentar un poco más allá, por lo menos así ha sido en mi caso, seguí en la misma línea de trabajo que había realizado en mis cortos, manteniendo casi al mismo equipo y probando un poco más allá en términos formales y narrativos. Ha sido un proceso bonito porque juntos hemos ido descubriendo distintos caminos y maneras de abordar y entender el cine.

¿Cuál crees que sea la clave de Enigma frente a otros filmes que van del mismo tema?

Yo creo que el principal distintivo de la película es que precisamente se trata de lo que sucede con la representación de un crimen, no del crimen en sí mismo, la película explora la violencia que hay en la televisión y además en la representación donde también está implicado el Cine. Si bien en Enigma se habla de un programa televisivo de misterios sin resolver, me parece que el mismo cuestionamiento se puede aplicar a las películas que abordan crímenes de odio. ¿Qué sucede con las familias de las personas cuyas historias estamos viendo en pantalla? En Chile hay un caso emblemático; el asesinato de Daniel Zamudio, que dio nombre a la ley anti discriminación que tenemos ahora y tuvo múltiples representaciones audiovisuales; Dos largometrajes, una serie de televisión, un unitario, y otras más en programas más pequeños, y el punto en común es que todas tienen la escena, filmada de forma muy cruda, donde lo golpean hasta matarlo. ¿Qué ganamos con ver 5 veces la matanza? Me parece que a veces en nombre de la justicia o la no discriminación se recurre a estrategias conservadoras, violentas y sensacionalistas.

En una sociedad tradicional como la chilena, ¿qué retos se impusieron al concebir un filme de corte LGBT y luego, en materia de muestras iniciales?

Al existir un cuestionamiento de como aportamos desde nuestro propio oficio, en Chile últimamente ha existido una variada gama de películas que abordan desde diferentes veredas lo LGBT y creo que es necesario empezar a pensar y cuestionar cómo nos representamos a nosotros mismos y a los demás, por supuesto que me parece bien que el tema este mucho más explorado pero yo no me implico de la misma forma ni comparto los valores que proponen todos los filmes que entran en la categoría LGBT.

¿Hay algún mensaje en concreto que quería transmitir con esta ópera prima?

Más que un mensaje absolutamente concreto creo que la película plantea diversas preguntas, y propone algunos caminos.

Enigma ya ha sido proyectada y seleccionada en festivales anteriores como el de San Sebastián, ¿qué espera de su presentación en el Festival de Cine de La Habana?

Lo que uno siempre espera como realizador cuando la película se muestra por primera vez en algún lugar, es que las personas que la vean puedan conectar de alguna forma con lo que se está proponiendo y que de alguna forma los mueva o les haga sentido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *