336 visitas

ICAIC: alfabetización de imágenes

El Festival Internacional del Nuevo Cine Latinoamericano, en coordinación con el Instituto Cubano de Arte e Industria Cinematográficas (ICAIC) organizó un evento teórico dedicado a los años fundacionales de la institución, que este 24 de marzo cumple 60 años de fundada.

Este panel, es “apenas una provocación, no es nostálgico lo que nos reúne, sino el recorrido de una historia”, expresó el presidente del Festival y moderador de la mesa, Iván Giroud.

Durante la tarde del jueves 14, Ignacio Ramonet, Rebeca Chavez, Grazziela Poggolotti, recordaron además de la fundación del instituto el momento histórico que rodeó este hecho. Uno de los panelistas invitados fue el cineasta Manolo Pérez, quien no pudo asistir al evento, pero sus palabras fueron leídas por Giroud.

Pérez, quien repasó y mencionó personas que fueron imprescidibles en la creación del instituto. El Premio Nacional de cine expresó sentimientos, ideas y opiniones que marcaron la época fundacional. De imprescindible apuntó Pérez Paredes, el recuerdo de esos diez años de fundación. Evocó a Alfredo Guevara y la persona qué era en el momento que asumió la dirección del ICAIC, en 1959.

La década del 60 estuvo marcada por la Revolución cubana, y la cultura cubana estuvo definida por la fundación del ICAIC. En ese sentido la doctora Poggolotti comenzó recordando a Saúl Yelín, a propósito de encontrarse en la sala de la Casa del festival que lleva su nombre. Para ella el ICAIC no solo diseñó una política cultural cinematográfica, sino que contribuyó a conformar la política cultural de ese primer decenio de la Revolución.

“Desde que apareció el cine la humanidad se dividió en ente aspirantes a cineastas y cinéfilos, no solo por su alcance masivo, sino por ser la primera cristalización como un arte focal”, reflexionó. En Cuba la Sociedad Nuestro Tiempo permitió que se desarrollara un trabajo sobre todo en el cine, del que hoy todavía se observan frutos, traduciendo y recirculando materiales desconocidos, apuntó.

Parelelo a la creación artística en el ICAIC se fue produciendo un proceso de entrenamiento en el debate. “Pues mientras para el exterior funcionaban todos a una como Fuenteovejuna, en el interior el debate era muy fuerte”, recordó la ensayista.

Así mismo en la institución convivieron varias generaciones y algunos cineasta como Rebeca Chávez se sienten deudores de esos primero años. Rebeca se siente “una privilegiada de la fundación del ICAIC. No es lo mismo ver la fundación del ICAIC, desde La Habana que desde Santiago. El ICAIC llevó a cabo una alfabetización de imágenes. El instituto creó una mística alrededor de los filmes, pero también de los carteles”.

Este misticismo también estuvo acentuado por la idea de que “los cineastas lo discuten todo”, aseveró. Yo “encontré en el ICAIC la sabiduría del bien y del mal”, finalizó.

Desde la mirada internacional el periodista Ignacio Ramonet discursó sobre el contexto cinematográfico mundial en el que se creó el IACIC. Esta institutción “sorprende desde su propio nombre al poner la palabra industria en el mismo”, aseveró el francés. Pues es “imposible hablar de cine sin tener en cuenta el elemento industrial, y esta palabra no surge en el título por casualidad, sino porque es una palabra de la que se discutía internacionalmente en esa década”, puntualizó.

Ramonet recordó el contacto y la formación que tuvo Alfredo Guevara con el panorama internacional. Relación que le permitió aportar ideas vitales en la fundación del instituto, pues aunque los cineastas fundadores del ICAIC se sentían deudores del neorealismo italiano, sin duda alguna movimientos como la nueva ola francesa y revista como Cahiers du cinéma influenciaron el debate y las formas de organizarse dentro del ICAIC.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cinco × 1 =