pepa-san-martin

228 visitas

La vida a través de los ojos de Sara

Rara, la ópera prima de la directora chilena Pepa San Martín, es una de las propuestas que muestra el Festival Internacional del Nuevo Cine Latinoamericano de La Habana.

La directora conversa sobre su filme, luego de una primera proyección en las salas habaneras.

Rara se inspira en un conflicto real que fue noticia en Chile, pero desde la perspectiva de los adultos. ¿Por qué decides contar la película desde la perspectiva de la niña?

Queríamos un personaje que no tuviera prejuicios quien nos relatara la historia. Un punto de vista neutral y así, evitar estereotipos. Y en nuestras reflexiones ante la historia comenzamos a preguntarnos que pensaban y sentían los hijos, comenzó la reflexión sobre el crecer. Ahí lo vimos y apareció Sara como nuestra protagonista.

Soy una convencida que los adultos solo cambiamos a través de los niños.

La película habla de la adolescencia como etapa en la vida de los seres humanos específicamente en las niñas. ¿Crees que es un tema lo suficientemente tratado en el cine que ves?

Se ha tratado y muchas veces, eso es maravilloso ver diferentes miradas ante el mismo estado.

Es muy interesante cómo la opción sexual de estas dos mujeres no se maneja inicialmente en un conflicto hasta que se convierte en uno, ¿crees que aún las películas deban manejar los gustos sexuales de las personas como un conflicto aún?

Lo de los gustos sexuales me confunde.  Aún es un conflicto en esta sociedad, y falta mucho camino. La inclusión se debe instalar como acción dentro de nuestras sociedades. Esa es la gran fuerza del cine, poder llegar a reflejarse en el otro, vernos, entendernos y evolucionar hacia una convivencia mas felizmente equitativa.

Rara es un filme que se desarrolla fundamentalmente en espacios interiores como las casas, las escuelas. ¿Esto es solo porque lo exigía la historia original o pretendías algún tipo de metáfora con eso?

Es en el mundo donde se desarrolla Sara, la protagonista. Una especie de mapa de sus recorridos, a los 12 años tú mondo no va más allá del colegio.

La cámara en la película se desplaza con técnica a veces documentales observacionales. ¿Es esto una intención estética solamente o va por la relación con los hechos reales que inspiran el filme?

Toda la película es una intención. La decisión de no cambiar la óptica en toda la película es para realzar la convivencia natural, en la casa de la madre la cámara acompaña a Sara con naturalidad, mientras que, en la casa del padre la cámara es mas quieta, un tanto más estructurada.

La actriz, Mariana Loyola, declaró en una entrevista que “para mí lo más importante era lograr la verdad, que fuera un personaje súper creíble”, ¿cuál verdad defiendes tú como directora en este filme?

Los sentimientos y emociones no dependen del género, son para todos iguales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *