2.152 visitas

Nelson Rodríguez: el cine es cortar y vivir

Ante la partida física del editor Nelson Rodríguez, son muchas las personas que recuerdan su impronta para la historia del cine cubano. Existe un hecho innegable y es que películas como Memorias del subdesarrollo (Tomás Gutiérrez Alea) y Lucía (Humberto Solás) no existirían sin la visión aportada por el así reconocido entre muchos como el “editor del cine cubano”. Pues incluso antes de llegar estos dos clásicos, Nelson Rodríguez ya aparecía como responsable del montaje de una decena de documentales.

Rodríguez pertenece a esa estirpe creada para y por el cine, que como lenguaje y arte aportó la edición como característica autóctona. Y dicha idea estaba completamente clara en el quehacer de este profesional.

Tal cual referiría Luciano Castillo en su libro “El cine cubano a contraluz”, los aportes de Nelson Rodríguez lo llevarían más de una vez a convertirse en coguionista, e incluso asistente de dirección, de muchos de los filmes que también cortaría, montaría y contaría.

En ese sentido, el cine latinoamericano contó con sus habilidades para cintas como La tierra prometida (Miguel Littín); La rosa de los vientos (Patricio Guzmán); Danzón (María Novaro), entre muchas otras.

Sendos corales cuentan en la obra de Nelson Rodríguez: uno por el filme cubano Papeles secundarios (Orlando Rojas) el otro por la cinta colombiana Tiempo de morir (Jorge Alí Triana).

Fundador de la Escuela Internacional de Cine y Televisión de San Antonio de los Baños y de su Cátedra de Edición, Rodríguez le expresaría en entrevista a Castillo: “Me gustó el proyecto, eso de hacer una escuela y con gente joven entusiasmada por hacer cine. Incentivar a la gente que en realidad le gusta el cine, especialmente a quienes interesa el montaje, es muy estimulante.”

Ese espíritu de mostrar su conocimiento, y la voluntad de entablar relaciones humanas a través de la edición, queda en todos aquellos que conocieron personalmente a Nelson Rodríguez. Para los que no tuvieron el placer, ahí está su obra, elaborada bajo la premisa de que “el cine es cortar”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *