JURADOS
PROGRAMA  
Sección Oficial
Latinoamérica en perspectiva
Otras Latitudes
Sector Industria
Entornos
Exposiciones
Presentaciones
 PROGRAMACIÓN
 

» El Festival
  - Perfil
- Estructura
- Acreditación
- Publicaciones
- Sedes
- Vuelos & Alojamiento
- La Habana
- Descargas
 
 
 
» Premios

- Consulte el resumen de todos los premios de anteriores ediciones del Festival.

 
» Enlaces
Instituciones que colaboran y apoyan al Festival.  
 
 
  Inicio > Noticias > Ampliación  
     
¡A la primera va la vencida!
 
 

En la jerga cinematográfica se utiliza la expresión latina opera prima para hacer referencia a la primera cinta de un realizador; apropiación lingüística que debe su génesis, probablemente, a la necesidad organizativa de ciertos festivales de agrupar en una sección o categoría especial “al conjunto de obras” de dicha naturaleza, con el ánimo de distinguir el esfuerzo de aquellos cineastas que comienzan, de la obra de otros más consagrados, reconocidos por la industria y la crítica. Se trata de una estrategia  que brinda la posibilidad a los debutantes de competir entre iguales, lo cual no significa, forzosamente, que toda obra inicial esté marcada por la torpeza creativa o el despropósito formal (cualidades generalmente asociadas a la inexperiencia del aprendizaje). Recordemos la irrupción de filmes como Ciudadano Kane (1941), Doce hombres en pugna (1957) u otro más cercano en el tiempo y a nuestra cultura regional, Amores perros (2000), todos de una contundencia formidable. Más aun, con el paso de los años, la sofisticación de la tecnología, el acceso a los medios de realización audiovisual y la rigurosa formación en las escuelas de cine, aquellas genialidades excepcionales se hacen cada vez más frecuentes.   
Prueba de ello es la presente edición del festival habanero, donde compiten en dicho apartado 21 largometrajes de ficción —procedentes de 8 países— cuyos argumentos giran en torno a temas bastante socorridos dentro del repertorio latinoamericano. En este sentido, enfrentaremos propuestas que problematizan aspectos relacionados con la fe religiosa, la búsqueda de identidad, los conflictos en la adolescencia, la marginación social dada por la violencia y los desmanes de la migración, así como la sexualidad y otras aristas de la diversidad cultural; atravesadas todas por el registro amargo de la incertidumbre (indiscutible protagonista de estos tiempos), lo cual garantiza, no obstante, una amplia gama de conflictos, sensibilidades, estilos y, en consecuencia, de expectativas.    
Entiendo saludable comenzar por la excepción de la regla, desde el punto de vista genérico: Cornelia frente al espejo, cinta argentina dirigida por Daniel Rosenfeld, acaso el único filme de corte fantástico, basado en un cuento homónimo de Silvina Ocampo, que narra la historia de una joven suicida, cuyo amor por un fantasma la conduce a pedirle a todos que la maten. En una cuerda similar, pues se trata de un relato místico, aunque enfocado en la experiencia religiosa, encontramos Los salvajes, debut como director en solitario de Alejandro Fadel, reconocido guionista de las últimas tres películas de Pablo Trapero. Se trata de una cinta coral que describe las peripecias de un grupo de chicos huérfanos que escapan de un reformatorio, para fundirse con la naturaleza en una accidentada travesía, al tiempo que descubren el carácter primitivo de la fe. Mientras que, en dirección opuesta, descubrimos las motivaciones de la protagonista de Joven y alocada, filme dirigido por la chilena Marialy Rivas (publicista y directora de series de televisión), quien obtuviera, en el Festival Internacional de Cine de San Sebastián, un premio de temática LGTBQ (siglas que en inglés refieren la comunidad lésbica, gay, bisexual y transexual), por tratar con frescura y simpatía la bisexualidad de una chica que comparte su conflicto existencial en un blog electrónico, donde lleva un diario de su vida íntima y manifiesta sus contradicciones con los padres, y con la fuerte educación evangélica y conservadora que le imponen.

Otro leitmotive que nos revelará su fuerza dramática —en la vida de los personajes— es la tan socorrida experiencia del viaje, inquietud inherente del sujeto latinoamericano, que no sólo podremos apreciar desde los códigos del road movie (Un mundo secreto, del cineasta poblano Gabriel Mariño, merecedor de varios premios en festivales de cine como los de Guadalajara y Cuenca), sino también mediante resortes emocionales que conducen a los viajeros —más allá del periplo físico— a reencontrarse con su pasado, su familia, su identidad o consigo mismos. Este es el caso de filmes como Villegas, del argentino Gonzalo Tobal; De jueves a domingo, una coproducción entre Chile y Holanda, donde su directora, Dominga Sotomayor, narra la compleja separación de un matrimonio con dos hijos durante un viaje de fin de semana, que puede convertirse en una dolorosa despedida familiar (Alambra de Oro a la Mejor Película en la 6ª edición del Festival de Granada Cines del Sur); y Mi universo en minúsculas, de Hatuey Viveros, sobre una joven catalana que busca a su padre en las innumerables calles de la ciudad de México. A la sombra de esta misma línea temática, pero desde un registro mucho más problemático, asoman dos obras colombianas: La Sirga (William Vega) y La playa DC (Juan Andrés Arango), filmes que discursan sobre los desplazamientos sociales, el éxodo masivo por causa de la guerra, el desarraigo o el racismo sufridos por los protagonistas en las grandes urbes, en su búsqueda de mejores condiciones de vida, por lo que acuden a la huida como solución a sus problemas.

También desde Colombia nos llega Chocó (Jhonny Hendrix Hinestroza), un drama intimista acerca de los agravios a una mujer afrodescendiente, víctima de la violencia y el machismo (Premio del Público en el Festival de Cartagena de Indias). Este mismo nervio social es pulsado por la venezolana Brecha en el silencio, multipremiada cinta de los gemelos Luis Alejandro y Andrés Rodríguez. Se trata de una descarnada historia sobre el maltrato intrafamiliar, donde son violadas por el padrastro una joven sordomuda y su hermana menor, cuyos sentimientos son ignorados por la madre. A esta idea se suman otros filmes como De martes a martes (Gustavo Fernández Triviño), cuyo protagonista es testigo de una escena extrema que desata en él un verdadero conflicto moral; mientras la mexicana Fecha de caducidad (Kenya Márquez) y la brasileña La silla del padre (Luciano Moura) visibilizan tópicos como el asesinato y la desaparición de seres queridos a manos del crimen organizado y las bandas callejeras, que encuentran un eco especialmente silencioso en Carne de perro, del chileno Fernando Guzzoni, cuyo personaje central intenta redefinir su existencia, afectada por su pasado de torturador durante la dictadura de Pinochet.
Las propuestas cubanas dentro de esta sección acuden a la representación del amor de pareja en tiempos de brutal adversidad económica: es el caso de Penumbras, debut en el cine del destacado realizador televisual Charlie Medina, que muestra en blanco y negro a un grupo de personajes sumidos en la frustración durante la década de los 90. El filme se inspira en la pieza teatral Penumbra en el noveno cuarto, del dramaturgo cubano Amado del Pino, y para completar el dúo, se presenta Melaza, de Carlos Lechuga, un triste relato sobre una pareja de jóvenes que intenta de mil maneras sobrevivir a la crisis, tratando de conservar el amor y, sobre todo, la paciencia.

La lista de obras se engrosa con los filmes brasileños Buena suerte, mi amor (Daniel Aragão), O som ao redor (Kleber Mendoça Filho) y Rânia (Roberta Marques), y la cinta peruana El limpiador (Adrián Saba), propuestas todas que nos cautivarán con su particular acercamiento a la cultura y realidad latinoamericanas, desde distintas perspectivas, referentes, argumentos y personajes, así como preocupaciones, calidades y resultados. Todo concurso entraña un paisaje cargado de sorpresa y, por tanto, también de incertidumbre. Pero como dirían los optimistas, ¡a la primera va la vencida!, aunque esta vez se hará realidad solo para un ganador.

Por Rubens Riol

 
  » En portada
  Cargando...  
 
   
       
 
 
 
» Acreditación

- Cómo acreditarse

- Accreditations

 
 
 
» Diario
 
   
 
» Industria
  El Festival propone varias iniciativas dirigidas a fomentar y contribuir al desarrollo de proyectos cinematográficos.

- Nuestra América Primera Copia
- Taller Latinoamericano de Guiones
 
 
» Galería
 
Recordando a Alfredo Guevara, Presidente del Festival.