» El Festival
  - Perfil
- Estructura
- Acreditación
- Publicaciones
- Sedes
- Vuelos & Alojamiento
- La Habana
- Descargas
 
 
 
» Premios

- Consulte el resumen de todos los premios de anteriores ediciones del Festival.

 
» Enlaces
Instituciones que colaboran y apoyan al Festival.  
 
 
  Inicio > Noticias > Ampliación  
     
Susana Velleggia: Desafíos del cine para niños en Latinoamérica
 
 

La socióloga argentina Susana Velleggia es una apasionada del audiovisual desde niña… No olvida ni un detalle de la primera vez que vio la película de animación soviética El pececito de oro, cuando no llegaba a los diez años. Mucho ha llovido desde entonces y hoy es una ferviente defensora del audiovisual para niños, adolescentes y jóvenes; ante todo, de aquel cine que apuesta por la diversidad cultural y la enseñanza.

Cada año organiza, junto a la Fundación Nuevas Miradas, en Argentina, un festival dedicado a este tipo de producciones, donde recibe películas de «Filipinas, Malasia, Sri Lanka, los países nórdicos; cinematografías que en mi país no se conocen, por la marcada hegemonía que ejerce la industria cinematográfica hollywoodense sobre el público y los países latinoamericanos». Le preocupa además el bajo número de producciones de la región en esta categoría.

Susana defiende la infancia como el espacio clave de formación de un público para el audiovisual y como eslabón clave de rescate de la cinematografía al sur del Bravo. «El cine para niños y jóvenes es el que más facturación produce en el mundo, el que más espectadores convoca y, sin embargo, es al que menos atención se le concede en nuestros países; mientras, en Estados Unidos, por ejemplo, se piensa en audiovisuales para etapas tan tempranas como los tres años ―lo cual favorece la formación de un público que sigue el esquema media de Pixar, Disney, etcétera».     

Entre los factores que sostienen esta pobre inclusión de los cineastas y creadores audiovisuales en el universo de la niñez y la juventud, menciona el temor de los realizadores a competir con la maquinaria mediática de los ya mencionados monopolios estadounidenses, la poca promoción y distribución de películas de factura nacional con respecto a las extranjeras en sus propios países, o la no existencia de guionistas y realizadores especializados en hacer cine para niños. «Este es uno de los grandes errores de muchos directores de cine: hacer películas para niños, pensadas desde la adultez. Es un público muy exigente; si no se le logra enganchar desde un inicio con algo que les atraiga, es muy fácil perder su atención», asegura.   

Acerca de la producción de audiovisuales infantiles en Cuba, opina que viene a ser una suerte de excepción en Latinoamérica, con películas que desde la realidad ficcionada ― Viva Cuba (Juan Carlos Cremata), Habanastation (Ian Padrón)― o la animación ―Elpidio Valdés, Vampiros en La Habana (Juan Padrón)― complementan anualmente la balanza de creaciones cinematográficas de la isla para grandes y chicos. «Tengo una larga relación con Cuba y he procurado que en mi festival siempre haya representación cubana. Y lo grandioso es que siempre han obtenido premios: por ejemplo, la serie Pubertad, o Viva Cuba, que cosechó tres lauros y causó furor entre los niños, como ocurrió también con la cinta de Ian Padrón».

Por José Ernesto González Mosquera

 
  » En portada
  Cargando...  
 
   
       
 
 
 
» Acreditación

- Cómo acreditarse

- Accreditations

 
 
 
» Diario
 
   
 
» Industria
  El Festival propone varias iniciativas dirigidas a fomentar y contribuir al desarrollo de proyectos cinematográficos.

- Nuestra América Primera Copia
- Taller Latinoamericano de Guiones
 
 
» Galería
 
Recordando a Alfredo Guevara, Presidente del Festival.