JURADOS
PROGRAMA  
Sección Oficial
Latinoamérica en perspectiva
Otras Latitudes
Sector Industria
Entornos
Exposiciones
Presentaciones
 

» El Festival
  - Perfil
- Estructura
- Acreditación
- Publicaciones
- Sedes
- Vuelos & Alojamiento
- La Habana
- Descargas
 
 
 
» Premios

- Consulte el resumen de todos los premios de anteriores ediciones del Festival.

 
» Enlaces
Instituciones que colaboran y apoyan al Festival.  
 
 
  Inicio > Noticias > Ampliación  
     
Una ficción basada en hechos reales
 
 

Sacó su móvil cuando faltaban minutos para el final y comenzó a grabar. Aunque las acomodadoras del cine han estado todo el Festival pidiendo al público que apaguen sus celulares, ellas no le reprendieron. Estaban atrapadas con la película. Todos queríamos saber dónde estaba la niña secuestrada y quién decía la verdad, el padre de la pequeña o la amante de este.

Ahora me muestra la grabación, la oscuridad atenta contra la imagen, pero se siente la reacción de todo el cine. Lo miro, está atónito, se ha olvidado de mí. Él está viviendo su propia película, esa que comenzó filmar a los 11 años cuando en su casa compraron una cámara VHS y una videocasetera. Al rato vuelve en sí y la periodista sigue ahí; entonces se disculpa, agarra fuerte el teléfono y me dice: «este es uno de los tesoros de La Habana que me llevo a mi país».

Apago mi grabadora y me despido; así termina mi entrevista con el brasileño Fernando Coimbra, director y guionista de El lobo detrás de la puerta. Lo que van a seguir leyendo no lo pregunté yo. Una treintena de personas me robaron el cuestionario, antes de poder concertar la cita con el novel realizador.

Aun en la butaca del cine, dos señoras se acercaron al joven para felicitarlo. Estaban emocionadas y alababan su imaginación al escribir un guion tan conmovedor. «Es una ficción, pero está basada en un hecho real que ocurrió en Río de Janeiro en la década de los 60». El asombro de las mujeres, ante la explicación de Coimbra, hizo que cinco personas más se sumaran a la conversación. Hace 15 años, cuando aún estudiaba en la escuela de cine, descubrió este crimen pasional y empezó a investigar sobre él. «Quedé obsesionado con la historia; quería entender qué pasó con esa persona, para llegar a tal situación de violencia extrema. Después tuve acceso a todo el proceso judicial, y vi cómo cada una de las partes daba su versión con muchas contradicciones».

Por esa razón, la trama se narra desde dos puntos de vista, los personajes se dicen y contradicen. Coimbra causa tensión y atención en el público, y ese era su objetivo, le confiesa a un estudiante de San Antonio de los Baños quien le habla sobre el suspenso del filme. «Al principio pensaba que era un drama, pero cuando comencé a escribir la película me di cuenta que era un thriller; no tenía otra manera de narrar ese suceso. Además, durante el montaje entendí que la cinta pedía más agilidad para envolver y mantener preso al espectador ».

En ese momento se le acerca otro de los directores que compiten también en Óperas Primas y le comenta que ya antes había visto un corto suyo. Ambos sonríen con complicidad: «Es bueno comenzar por los cortos, ya he realizado nueve. Gracias a ellos, el proceso de rodaje y de dirección no fue complicado. Tampoco me fue difícil el trabajo con los actores. Antes había estado en teatro y ya sabía cómo dirigirlos. Además, tuve la suerte de contar con un elenco muy talentoso», asegura, y una muchacha asiente y dice en voz alta: «La antagonista de El lobo… es la protagonista de Edén; esa artista es buenísima».

La pareja que acompaña a la joven indaga sobre el título y Coimbra, en su perfecto portuñol, bromea con ellos. «Aunque el lobo siempre es el villano en los cuentos de hadas, todos tenemos a esa fiera dentro, solo hay que abrir una puerta para despertar nuestro lado salvaje».

El largometraje invita a hablar de las relaciones humanas, y por un rato todos dialogan sobre el tema y coinciden en que lo agradable es que él no juzga al villano, sino que nos muestra su lado humano. Es una cinta que invita a reflexionar sobre las relaciones interpersonales. La pareja se mira y murmuran: «Acaso, ¿hay alguien que no haya vivido o conocido de cerca la violencia, la infidelidad, los celos?».

Una profesora le da su correo, le dice que enseña portugués y le pregunta en ese idioma si piensa hacer otra película parecida. «Voy a comenzar a desarrollar el guion de un filme que tendrá más suspenso que este. La locación también será en Río de Janeiro, en un lugar muy exótico conocido como el barrio de los nuevos ricos. Contaré la historia de una pareja, pero también habrá crímenes y paranoia».

Ya las dos señoras que iniciaron el diálogo se han marchado. Los que quedan conversan sobre las telenovelas brasileñas y le cuentan que es genial ver a esos actores en el cine. Entonces alguien le pregunta por el público cubano y qué le parece cómo viven las películas. Una interrogante que hacen casi siempre los periodistas, quizás, en busca del gran final de la entrevista. «He exhibido la película solo en festivales de cine: San Sebastián, Toronto; en Brasil se estrena en marzo, pero hasta ahora ninguna reacción se compara con la del público de La Habana. Vi cómo sufrieron la escena del aborto y dije: tengo que grabar el final, y acá está», muestra su celular. En ese video están, entre otros, la treintena de entrevistadores y yo. Acá solo aparece mi nombre, pero la entrevista es de todos ellos. Yo solo escribí esta ficción basada en hechos reales.

Por Maydelis Gómez Samón

 
  » En portada
  Cargando...  
 
   
       
 
 
 
» Acreditación

- Cómo acreditarse

- Accreditations

 
 
 
» Diario
 
   
 
» Industria
  El Festival propone varias iniciativas dirigidas a fomentar y contribuir al desarrollo de proyectos cinematográficos.

- Nuestra América Primera Copia
- Taller Latinoamericano de Guiones
 
 
» Galería
 
Recordando a Alfredo Guevara, Presidente del Festival.