247 visitas

Otra vez… otros clásicos

En diciembre de 2017, en la sala Saúl Yelín, durante el Festival de Cine de La Habana, se exhibió la muestra Clásicos restaurados del cine latinoamericano: 30 carteles.

En esta ocasión el proyecto CartelON repite la experiencia invitando a un grupo de diseñadores a realizar carteles para quince filmes clásicos, pertenecientes a la comunidad europea, y que han sido restaurados. Estos filmes, junto a otros, en número cada vez más creciente, forman parte un grupo que ha sido salvado a partir de su restauración, y así continuarán formando parte de la historia del cine con la calidad que ofrece este proceso.

Entre los filmes escogidos se encuentran: Ladrones de bicicletas de Vittorio Da Sica, Los cuatrocientos golpes de Francoise Truffaut, Cenizas y Diamantes de Andrzej Wajda, Blow Up de Michelangelo Antonioni, Bella de día de Luis Buñuel, Diamantes en la noche de Jan Němec, o La Caza de Antonio Saura y de otros menos conocidos como, Joao a faca e o rio de George Sluizer, Las tres luces de Fritz Lang o Körintha de Zoltan Fabri.

De estos y otros filmes seleccionados los diseñadores cubanos entregaron interesantes propuestas de carteles las cuales fueron impresas en serigrafía en un formato de 50 x 70 cm.

Como ocurrió en la exposición anterior, ahora el público cubano quizás verá por primera vez los carteles realizados para esas películas en el momento de su estreno en Francia, Italia, Reino Unido, Portugal o Polonia. Incluso en algunos casos será capaz de recordar cuando disfrutó de uno u otro al ser exhibidos comercialmente y en 35 mm durante las décadas de los años sesenta y setenta, o en ciclos de la Cinemateca de Cuba. Podrá entonces, comparar esa manera de hacer publicidad, de vender una imagen y descubrir cuan fácil resultaba y resulta decodificar los mensajes, imaginar los temas, mientras mira, también con atención, hacia los nuevos carteles realizados en el presente,  los cuales evidencian otra manera de pensar en un contenido, de extraer su esencia. Solo entonces consciente o inconscientemente comparara unas y otras y escogerá la que resulte más de su gusto.

Se unen en este proyecto la voluntad de continuar alentando y abriendo caminos a la gráfica cubana emergente, a la vez que pretendemos exponer ante los jóvenes diseñadores filmes diferentes a los que ven a diario. Películas hasta entonces desconocidas para muchos de ellos, que los enriquecerán culturalmente y los harán meditar sobre el cómo realizar sus propuestas para un cine, que quizás no forme parte de sus preferencias. Un ejercicio de creación, un reto para intentar conseguir realizar un cartel contemporáneo sobre un viejo filme y lo mejor, que este sea impreso en serigrafía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

trece − siete =