725 visitas

Película latinoamericana se alza con la Concha de Oro

La película brasileña Pacificado gana la Concha de Oro en el Festival de Cine de San Sebastián. Un filme nacido de una larga colaboración y convivencia entre su director Paxton Winters y los habitantes de la favela brasileña de Morro dos Prazeres, se ha llevado la Concha de Oro, el premio principal de la 67 edición del Festival de Cine de San Sebastián, reporta la agencia EFE.

Rodada en medio de tiroteos y explosiones reales a diario, la película ganadora de la Concha de Oro ha sumado otros dos galardones: la Concha de Plata al mejor actor para Bukassa Kabengele y el premio a la mejor fotografía.

Pacificado, producida por Darren Aronofsky, propone una reflexión sobre lo difícil que es escapar del círculo de la violencia en un entorno marginal como la favela.

Winters dedicó el premio a los residentes de la favela, en la que ha vivido durante los últimos ocho años. “Ellos me enseñaron lo que es una verdadera comunidad”, aseguró y a continuación realizó una breve videollamada en directo con sus vecinos.

El cine latinoamericano también se erigió vencedor en la sección Nuevos Directores, otorgado a la película chilena Algunas bestias, dirigida por Jorge Riquelme y protagonizada por Paulina García y Alfredo Castro.

El trío vasco formado por Aitor Arregi, Jon Garaño y Josemari Goenaga se alzó con la Concha de Plata a la mejor dirección por La trinchera infinita, además del premio al mejor guion, el Fipresci de la crítica y el de cine vasco.

En su tercer largometraje de ficción los directores de Handia recuperaron la terrible historia de los topos de la Guerra Civil y el franquismo, personas que se mantuvieron escondidas durante años, e incluso décadas, por miedo a las represalias.

El Premio Especial del Jurado recayó en Próxima, un filme de Alice Winocour protagonizado por Eva Green que cuenta, sin grandilocuencia, cómo una astronauta de la Agencia Espacial Europea trata de compaginar su sacrificado trabajo con la maternidad.

El jurado presidido por el cineasta irlandés Neil Jordan destacó la “ambición estética” de este drama espacial que es al mismo tiempo una exploración de la maternidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *