681 visitas

Salvador Wood: una vida para la actuación

Muchos recuerdan a Salvador Wood por su hablar pausado pero claro. Muchos incluso hasta les sea difícil imaginarse otro rostro para el científico cubano Carlos J. Finlay que no sea el de Salvador.

Asimismo, muchos espectadores internacionales rieron y sufrieron con Juanchín en la búsqueda del carnet de su tío en La muerte de un burócrata (Tomás Gutiérrez Alea, 1966).

Salvador Wood hizo muchas actuaciones memorables, pero siempre tuvo la dicha de ser llamado por su nombre. Papeles en la televisión, el cine, la radio, le valieron además del reconocimiento de los públicos, la suerte, como el mismo confesara en varias entrevistas, de ver debutar y trabajar con su hijo Patricio Wood en el filme El brigadista, luego repetirían experiencia en la propia seria televisiva Finlay.

Actor de carácter, fue desde la comedia a la tragedia, desarrollando personajes y actuaciones disímiles. Ante su fallecimiento, son muchas las personalidades que lamentan su desaparición física.

Muchas veces expresó que la actuación y el trabajo actoral lo consideraba un deber. En las palabras se sentía un respeto por los públicos, ese, que le hizo ganarse la admiración de muchos de sus compañeros de trabajo.

El actor, el líder sindical desaparece físicamente pero sus actuaciones son parte de una de las décadas más prodigiosas del cine cubano.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *