conf-el-techo

899 visitas

El techo, una película aterrizada

El techo, opera prima de Patricia Ramos es una de las propuestas más interesantes del cine cubano en este Festival.

Como guionista y directora Ramos atravesó un largo camino para ver realizada su película y así lo expresó en conferencia de prensa.

“Esta es una película que fue mutando el guion, fue difícil pero lo logramos. Fue un proceso bonito pues por ejemplo, el casting que es algo que disfruto mucho, tuvo muchas  entrevistas. Este es un momento bonito donde uno empieza a imaginarse como va a corporeizar a los personajes que uno escribió.”

Sobre la búsqueda de  locaciones la directora rememoró, “fue un largo proceso de búsqueda, pues  debía  ser segura, poco ruidosa— en La Habana— hasta que al final la encontramos en Cayo Hueso.

Con respecto a la imagen y visualidad del filme Alán González declaró, “un reto para nosotros, pues fue un rodaje casi todo el tiempo al sol. Era agotador. Buscábamos retratar La Habana como ella se merece: con dignidad, sin destruirla, pero sin edulcorarla demasiado.”

En cuanto a la iluminación González se refirió que el sol es un reto en Cuba y en esta película con escenas de mucho diálogo, “trabajamos casi con iluminación natural.”

En ese sentido Patricia indicó que “me interesó el universo visual de las azoteas y proponérmela como un pie forzado para armar una historia de jóvenes. Como escribo y dirijo siento que durante los ensayos con los actores la película también se va reescribiendo.”

En cuanto al reparto actoral, el actor coprotagónico Enmanuel Galbán, explicó que sus motivaciones personales, fueron “muchos jóvenes que en estos momentos por su situación actual tiene que dejar estudios o les interesa solo vivir el presente. Me gustó mucho intentar representar a ese sector de la juventud.”

En ese sentido Andrea Doimeadios, explicó que “Patricia quería que tuviera una dualidad entre la dureza de su personaje y la situación de su embarazo. Quería ir a la esencia de la escena, trabajar con lo mínimo para dejar la verdad de cada personaje lo más visible posible.”

Para Jonathan Navarro, en este su primer trabajo en la actuación, se basó “casi en mi vida misma, en esa que llevo día a días por conquistar mis sueños.”

Por su parte el productor Humberto Jiménez,  habló de la insistencia para conseguir los fondos y los apoyos. “El reto en el cine independiente es que se trabajan con poco recursos, pero todos los involucrados aportaron su talento para poder hacer esta película. Usualmente lo que es una falta se convierte en una ganancia, pues al tener poco dinero, teníamos poco tiempo para filmar y eso hizo que la película estuviera lista más rápido.”

En cuanto a la música Magda Rosa Galván y Juan Antonio Leyva explicaron que  la mezcla de la música cubana y la mediterránea fue el principal recurso para crear la banda sonora del filme, junto al uso de la mandolina, para que la música acompañara todo el tiempo el desarrollo argumental de la película.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *