202 visitas

Televisión Serrana: 25 años cuesta arriba

Con más de dos décadas de quehacer sostenido y una obra reconocida en foros artísticos y especializados a nivel nacional e internacional, la Televisión Serrana (TVS), vive ahora una suerte de sinergia con el público cubano adicto a la pequeña pantalla.

La apoteosis del paisaje serrano, con sus caminos cuesta arriba, pendientes, ríos desbordados o en calma, manantiales y cañadas, sus aislamientos, soledades y visiones espectaculares, recuerdan que vivir en esa cadena montañosa es una experiencia muy diferente, pero que también puede llegar a ser muy dura.

En este espacio galantean las imágenes de una realidad social poco tratada en la creación audiovisual criolla, el entorno rural cubano, el impacto de las historias de vida presentadas de forma veraz y con pasmosa naturalidad.

TV Serrana, fundada el 15 de enero de 1993 por  el cineasta y realizador Daniel Diez, quien, al hacerlo, cumplía finalmente sueños de juventud nacidos durante su etapa de brigadista de la Campaña de Alfabetización en la cadena montañosa más grande de Cuba.

Daniel Diez dirigió Televisión Serrana hasta 2002 como proyecto comunitario autónomo, con un marcado compromiso social en aras de mejorar el nivel de educación, rescate de tradiciones y florecimiento de la cultura en las comunidades de la oriental serranía.

Su esfuerzo y su “locura” no cayeron el vacío. El otorgamiento en 2015 del premio Nacional de Televisión a ese pionero de una obra perdurable fue en parte un justo reconocimiento a su entrega, audacia y creatividad.

Concebida para reflejar y defender la identidad, los valores humanos y la cultura de los habitantes de la Sierra Maestra, TVS ostenta alrededor de 400 premios y su quehacer audiovisual sobrepasa las 600 obras con mayor predominio de los documentales y el vínculo con productoras internacionales como Media Pro.

El colectivo de TVS tiene el reto de lidiar con el mentado distanciamiento de ese mundo distinto, que suele volverse una realidad desconcertante y a veces punzante, pero que no deja a casi nadie indiferente.

La faena actual de TVS está marcada por la creación de nuevos programas que prioricen el relato del ser humano, sin obviar su interrelación con el medio geográfico y social.

Donde hay un rio da nombre a la revista que, como parte de las nuevas propuestas, muestra a la gente humilde, sencilla y común de estos parajes. Cuenta con varios segmentos que permite al televidente adentrarse en el mundo del audiovisual y ofrecerá espacios para disfrutar la obra serrana, desde los más recientes estrenos hasta los clásicos que marcaron la ruta de las realizaciones en un cuarto de siglo.

En contextos de esta 39 Edición del Festival Internacional del Nuevo Cine Latinoamericano trae  tres documentales de la Televisión Serrana: Mi herencia, de la realizadora Ariagna Fajardo Nuviola participa en la sección Cultura, En contra del viento de Lenia Sainiut Tejera León y Por esfuerzo propio de Yoanny Oliva, ambos en la sección En sociedad del apartado Latinoamérica en perspectiva.

Los sueños de continuar visualizando la vida en las alturas granmenses siguen ganando cada vez apuestas mejores. Tienen como as bajo la manga la fuerza de proyecto comunitario que fomenta el conocimiento y uso de los medios audiovisuales con fines sociales, educativos y culturales para rescatar y llevar a las pantallas muchas de las tradiciones de los montañeses, sus problemáticas, y estimular la capacidad de estos para modificar su propia realidad.

Para homenajear la labor de esta televisora, el Festival ofrecerá el próximo jueves 14, como parte de los encuentros colaterales, el panel Televisión Serrana: documental y comunidad 25 años después con la presencia de Daniel Diez, Kenia Rodríguez y Waldo Ramírez.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

17 − 1 =