162 visitas

Víctor Gaviria: “Me interesa mucho la experiencia de la exclusión en Colombia”.

Víctor Gaviria, ganador del Coral a Mejor dirección en la edición 38 del Festival, vuelve en este 2017 como jurado de ficción. También regresa a esta capital con una copia restaurada de Rodrigo D No Futuro, pieza fundamental para la historia de la cinematografía colombiana.

Sobre su trabajo con no actores o actores naturales, como él prefiere llamarle a veces, reflexionó el director de La mujer del animal.

¿Qué le atrae del trabajo con actores no profesionales?

Lo que me ha llevado a seguir trabajando con no actores, fue mi experiencia en Rodrigo D…, mi primera película. He desarrollado un método de buscarlos, de hacer casting. Me interesa mucho esa experiencia de la exclusión en Colombia. En el país uno se encuentra todo el tiempo gente que tiene como un proyecto de vida y que vive al día, sin estudios, sin oficios, en un estado de sobrevivencia total, eso es lo que yo llamo exclusión.

Durante todas mis películas he visto que hay una forma como de estar en el mundo socialmente, de toda esa parte del país, y todas esa gente que yo digo que es la exclusión, pues es una población que tiene caminos distintos, valores diferentes que nacen de la sobreviviencia, de la ignorancia de muchísimas cosas. Son las personas que en general uno encuentra como parte de la ilegalidad o la delincuencia, o de lo que podría llamar economías clandestinas.

A mi me interesaba mucho dar un tesimonio de esa exclusión, pues en el país esa exclusión convive todo el tiempo, está produciendo noticias, pero muchas veces la nación camina sin ser conciente de eso que vive allí.

Cuando trabajo con no actores son personas que conviven en esa exclusión y la única manera que yo encuentro de llegar rotundamente al espectador es con películas que tengan esa mentalidad de la exclusión, con esos actores. El trabajo mío con ellos tiene como intención dar cuenta de esa realidad que es enorme en todo el país, es una población de más del 60%.

Esto sería a nivel social,pues a nivel artístico es muy interesante. Yo busco estos actores naturales en sus barrios, hago un casting, grande, largo. Son películas corales. Conforman una vida cotidiana llena de personajes de todo tipo. Buscarlos es una tarea muy larga a veces de más de un año.

¿Cuáles son las ventajas y desventajas de trabajar con ellos?

Las ventaja es que ellos tienen esa forma de ser que no es actuación. Tienen una frescura extraordinaria que a mi me gusta mucho, porque es una actuación muy en contacto con la vida cotidiana. El lenguaje entra tal cual es.

Mi metodología se basa en el casting y luego en la capacidad de improvisación que tienen los personajes, yo no trabajo con diálogos preestablecidos, lo elaboro con los mismos actores. Entonces tiene ese elemento lindo de que la vida cotidiana entra mucho en el filme. No está filtrado por la literatura, por el guion o la dramaturgia, sino que entra directamente de la vida.

Desventajas hay. Por ejemplo en La mujer del animal había momentos de mucho dramatismo, violencia, de intensidad de las reacciones, el personaje tenía que estar llorando constantemente y tenía la impresión de que la actriz natural tenía unos límites, pero tuve la suerte de que me encontré con una niña que fue capaz de hacerlo.

¿En algún punto estos actores toman conciencia crítica de que estan representando su misma realidad?

En esta película muchas veces son muchachos que provienen de bandas criminales. Yo nunca juzgo a nadie, porque desde que hice mi primera película, soy muy conciente de que son personas que les ha tocado esa vida y que están en otro horizonte de valores. Estos valores son tan fuertes que en cierto sentido ellos son muy conciente de ellos. Pero me ha tocado en foros ver que ellos persisten en ellos, o sea en la experiencia de grupos armados, fuera de la ley. Estas cosas la película no se lo cuestiona. También mujeres, que no juzgo para nada, sino que admiro, en cierto sentido por todo lo que les ha tocado, ellos lo hacen muy conciente durante la película como actores, pero el filme no los cuestiona.

Rodrigo D… se proyecta restaurada en esta edición del Festival, ¿cómo ve este movimiento de restauración que va tomando fuerza en la región?

La restauración es una resurrección de las películas. La experiencia es encontrarse una película renovada, en donde los contenidos, no solamente la forma, el color, sino los contenidos se presentan con una fuerza inusitada.

En el caso de Rodrigo D es mucho el cambio, porque la película había tenido un sonido muy malo y ahora se arregló muchísimo. Va a ser muy intersante verla aquí en La Habana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

diecinueve − 9 =