vientos-de-la-habana-noticias

974 visitas

Vientos de cuaresma soplaron anoche sobre La Habana

Las postrimerías de esta edición 38 del Festival aun guardaron momentos importantes para los públicos fieles, como el estreno en sala cubana de la primera de cuatro cintas basadas en la tetralogía literaria conocida como las Cuatro estaciones, escrita por el cubano Leonardo Padura, el autor contemporáneo cubano más conocido y publicado en el mundo.

Vientos de La Habana, dirigida por el español Félix Viscarret (Bajo las estrellas, El canto el loco: la película, Marco), con guion de Lucía López y el propio Padura, y con el protagónico de Jorge Perugorría como el célebre investigador policial Mario Conde, es el piloto de una miniserie que Netflix difundió esta semana en su plataforma, completada por las respectivas adaptaciones de Pasado perfecto (1991), Máscaras (1997) y Paisaje de otoño (1998).

El cine Yara acogió esta adaptación del libro Vientos de cuaresma (1994), como parte del programa de presentaciones especiales que el Sector Industria del Festival desarrolla para, entre otras cosas, dialogar con los diferentes contextos audiovisuales, en este caso los gestores de contenido.

Tras presentar recientemente la cinta en España, Viscarret comentó sobre el escenario anoche, acompañado de gran parte del elenco actoral y de realización, que “tuvimos el privilegio de llevar al cine las historias del Conde de Padura con sus personajes tan maravillosos, y tuvimos el placer de rodar en esta ciudad tan rica y fascinante con el mejor equipo técnico y artístico que un director pueda soñar. […] Había un pensamiento que me venía a la mente constantemente: el agradecimiento y el honor por toda la dedicación, por el esfuerzo y el talento que volcó en esta aventura todo el equipo cubano. Creo que hay proyectos que le unen a uno para siempre al lugar donde se ha rodado […]. Para muchos de nosotros esto no fue una película rodada en La Habana. Para muchos de nosotros esto será siempre una parte muy especial y muy importante de nuestras vidas”.

Padura acotó que estas cintas eran un “sueño hecho realidad, después de muchos años de proyectos que comenzaban, que no terminaban, que se frustraban en algún momento. Hemos logrado hacer las Cuatro estaciones de La Habana. […]. La crítica más bonita, el comentario más bonito que hemos recibido de muchas personas que la han visto fuera de Cuba, es que desde que empezaron a ver una de las películas y terminaron viendo las cuatro, pues se engancharon con la historia. Creo que esa magia se debe fundamentalmente al trabajo de Félix Viscarret, el director, y a los actores que trabajaron en esta película. […] Perugorría es el alma de las novelas pasada a las películas, y encarnada en un actor. Creo que ustedes lo comprobarán: que Pichi es Mario Conde”.

Jorge Perugorría, para cerrar, agradeció “a Padura por haber escrito un personaje tan maravilloso, y realmente creo que todos los que hemos estado en esta película, hasta haciendo pequeños personajes, todos estamos agradecidos de ser parte de ese mundo de Padura. Después agradezco Lucía y a Félix, porque Lucía ayudó a llevar esto al cine junto con Félix, que es el padre de la criatura en el cine. […] Él decía que era español, pero yo creo que ahora le vamos a dar la ciudadanía cubana, le vamos a dar libreta de abastecimiento, todo, porque se ha vuelto cubano en el transcurso de esta película. Y realmente ha sido un honor trabajar con un elenco de los mejores actores de Cuba”. Subrayó además que ese en instante tan especial como este “nuestro sueño se hace realidad. Es nuestro momento. Estar presentando la película aquí, a ustedes, acá en el Festival”.

Ante las cámaras del cinematógrafo Pedro J. Márquez desfiló un verdadero muestrario actoral cubano contemporáneo. Un gran espectro generacional que incluyó a Aurora Basnuevo, Enrique Molina, Luis Alberto García, Mario Guerra, Alexis Díaz de Villegas, Vladimir Cruz, Félix Beatón, Héctor Medina, Carlos Enrique Almirante, Carlos Enrique Caballero, Leonardo Benítez, entre otros muchos y disímiles.

2 opiniones en “Vientos de cuaresma soplaron anoche sobre La Habana”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *